Estado actual en México sobre el COVID-19

Casos confirmados 1510
Casos sospechosos 4653
Muertes confirmadas 50

Datos al cierre de los mercados

Precio del dólar
Compra $23.69
Venta $24.64
Pétróleo mezcla mexicana 16.05
Tasa BANXICO 6.5%
Tasa FED 0.00% -0.25%

¿Qué tienen que ver los virus con las tasas de interés?

virus y las tasas de interés


El domingo pasado, la FED (el banco central estadounidense) decidió bajar su tasa de referencia al rango de 0.0%-0.25%. Y el día de ayer, BANXICO reduce la nuestra dejándola en 6.5%.

A través de las tasas de referencia, los bancos centrales buscan mantener la inflación en los rangos meta (en México, este rango debe estar entre el 2% y el 4%). Si la tasa de interés sube, se alienta la inversión y se desalienta el gasto. Al desincentivar el gasto, la demanda de bienes y servicios disminuye y con ello se contienen los precios de éstos. Y viceversa.

Cuando existen presiones para que la demanda disminuya, los bancos centrales tienen que desincentivar la inversión. Y esto lo logran bajando las tasas de interés. Eventos catastróficos como desastres naturales de gran escala, pandemias, y otros de grandes magnitudes, suelen congelar la demanda de bienes y servicios, por lo que la salida común es justamente reduciendo las tasas de referencia, para aumentar el consumo aunque sea marginalmente.

Sin embargo, la mayor parte de los bancos centrales de países con monedas distintas a las monedas fuertes, tienen un objetivo secundario que, en términos generales, no forma parte del mandato constitucional de controlar la inflación: evitar la salida de la inversión. ¿Qué significa esto? Cuando las tasas de interés de países con monedas fuertes suben, los capitales del mundo suelen moverse hacia esas economías, pues no sólo son tasas atractivas, sino que implican mayor seguridad en el largo plazo. Como respuesta a esos movimientos, los bancos centrales como el nuestro, tienen que mover sus tasas hacia arriba, para evitar la salida de capitales.

Y entonces, instituciones como BANXICO tienen que mediar entre la presión de incentivar el consumo, que se logra bajando las tasas, pero no las pueden bajar lo suficiente pues la inversión podría migrar a países con monedas fuertes.

Ahora, uno de los efectos positivos de estas reducciones, es que el crédito es más barato. Esto quiere decir que, cuando las cosas vuelvan a la "normalidad", los créditos hipotecarios tendrán tasas más convenienentes y la vivienda baja y media puede revitalizar su ritmo gradualmente.

En otro boletín, hablaremos del tipo de cambio.


Blog
whatsapp